Listado de la etiqueta: Sistema Excretor

La retención de líquidos y los riñones como drenantes

La retención de líquidos y los riñones como drenantes

La retención de líquidos y los riñones como drenantes fundamentales para excretar los residuos. Los riñones son dos órganos en forma de frijoles, cada uno aproximadamente del tamaño de un puño, ubicados justo debajo de la caja torácica (costillas). Filtran alrededor de media taza de sangre por minuto, eliminando los desperdicios y el exceso de agua para producir orina.

¿Por qué son importantes los riñones?

Los riñones eliminan los desperdicios y el exceso de líquido del cuerpo. Los riñones también eliminan el ácido que producen las células del cuerpo y mantienen un equilibrio saludable de agua, sales y minerales (como sodio, calcio, fósforo y potasio) en sangre.

Sin ese equilibrio, los nervios, los músculos y otros tejidos del cuerpo no funcionarían correctamente.

Los riñones también producen hormonas que ayudan a:

  • Controlar la presión arterial
  • Producir glóbulos rojos
  • Mantener los huesos fuertes y saludables

Cuando el riñón pierde la función de filtrar correctamente los desperdicios de la sangre, decimos que existe insuficiencia renal y puede tener consecuencias graves.

¿Qué enfermedades predisponen a tener insuficiencia renal?
  • La diabetes es la principal causa de la insuficiencia renal. La glucosa elevada en sangre puede dañar los vasos sanguíneos de los riñones.
  • Presión arterial alta. La presión arterial alta es la segunda causa de la insuficiencia renal, pues también puede dañar los vasos sanguíneos.
  • Enfermedad cardíaca. Las investigaciones muestran una relación directa entre insuficiencia renal y enfermedad cardíaca.
  • Antecedentes familiares. La enfermedad de los riñones tiende a ser hereditaria.

La presión arterial alta y la insuficiencia cardíaca, son causa y a su vez, consecuencia de una insuficiencia renal.

Síntomas insuficiencia renal

Los síntomas graves se desarrollan tarde. A medida que progresa la enfermedad la persona presenta edema en las piernas, los pies o los tobillos y con menor frecuencia en las manos o la cara.

Diuréticos. Lo que debe tenerse en cuenta.

Muchos diuréticos se utilizan para la hipertensión. Se deben tomar bajo prescripción médica, pues pueden tener efectos no deseados en el cuerpo.

  • Existe riesgo de deshidratación. Los diuréticos no queman grasa: sólo eliminan agua. Vigila los síntomas de la deshidratación que pueden provocar: piel y boca seca, ojos hundidos, orina oscura…
  • Pueden provocar vértigo o mareo
  • Los diuréticos afectan al corazón. La mayoría de diuréticos hacen que se pierda potasio, y facilitar que se produzcan arritmias cardíacas.
  • La piel se vuelve más sensible, lo que favorece quemaduras por el sol, irritaciones…
  • Más dolor óseo o articular. Estos fármacos pueden hacer que pierdas calcio por la orina y esto aumenta el riesgo de osteoporosis. También facilitan que el ácido úrico inflame las articulaciones (gota).
  • Pueden hacer que te sientas más cansado. Por la orina eliminas vitaminas y minerales, lo que a veces puede provocar una bajada de la energía.
Drenantes naturales
  1. Plantas diuréticas: Cola de caballo, diente de león, té verde.
  2. Algunos alimentos como los espárragos, el apio, la col, el puerro, la cebolla… son también muy diuréticos.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en sistemas de excreción, te podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.

Hígado y manchas en la piel

La manchas en la piel pueden ser causa del hígado 

El hígado, aparte de otras muchas funciones vitales, asume también la función de excreción. El hígado actúa como un auténtico filtro que recoge y elimina numerosas toxinas presentes de forma natural en los desechos producidos por nuestro organismo, o de toxinas que ingerimos, como por ejemplo el alcohol.

El hígado también descompone las sustancias nocivas o tóxicas absorbidas desde el intestino o producidas en otras partes del cuerpo, excretándolas como subproductos inocuos a la bilis o la sangre.

  • Los subproductos excretados en la bilis pasan al intestino y son eliminados del organismo a las heces.
  • Los subproductos excretados en la sangre son filtrados por los riñones y posteriormente eliminados del organismo en la orina.

Cuando el hígado no funciona correctamente hablamos de una enfermedad hepática. Hay muchos tipos de enfermedades hepáticas pero las más frecuentes son:

  • Enfermedades causadas por virus, como la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C
  • Enfermedades causadas por drogas, venenos o toxinas o por ingerir demasiado alcohol y conducen a una cirrosis.
  • Hígado graso no alcohólico (Esteatosis hepática no alcohólica). Acumulación de grasa en el hígado generalmente inducida por malos hábitos de vida.
  • Cáncer de hígado
  • Enfermedades hereditarias, como hemocromatosis y la enfermedad de Wilson
Enfermedad hepática y manchas en la piel

La piel es un espejo de tu estado interior y generalmente refleja que hay algo de tu cuerpo que no funciona correctamente.

Si observas que aparecen manchas en la cara y no tienes claro su origen, es importante que lo valores, ya que pueden estar indicando un mal funcionamiento del hígado.

Tipo de manchas en la cara por mal funcionamiento del hígado
  • Angioma : Frecuente en cirrosis hepática. Su aspecto es de color rojo, y afecta a los vasos capilares que se encuentran en la capa más externa de la piel.
  • Hemocromatosis : debido a la acumulación de hierro en el hígado, la piel de la cara se vuelve más oscura. Esto suele ocurrir cuando nos hemos sometido a muchas transfusiones sanguíneas y muy especialmente en casos de alcoholismo.
  • Ictericia : la piel coge un color amarillento. Generalmente aparece cuando existe cirrosis hepática, hígado graso o hepatitis, y la razón se debe a que aumentan los niveles de bilirrubina en sangre.
Consejos para acabar con las manchas

El objetivo principal para mejorar las manchas, será mejorar nuestra salud, fundamentalmente en todo lo que está provocando un mal funcionamiento en el hígado.

  1. Alcohol: el alcohol es uno de los peores enemigos del hígado, por lo que si observamos que aparecen manchas como las comentadas, es mejor que lo reduzcamos, o si es posible eliminemos completamente su consumo.
  2. Alimentación: una alimentación equilibrada es esencial para mantener el hígado sano. Debemos reducir la ingesta de grasas saturadas presentes en embutidos, fritos y precocinados, optando por aumentar el consumo de verduras, frutas y alimentos ricos en minerales y fibra.
  3. Hidratación: es muy importante que estemos siempre bien hidratados. Hay que beber entre 1’5l y 2l de agua todos los días.
  4. Depuración hepática: Un par de veces al año (primavera y otoño), es importante realizar una depuración hepática. Te ayudaremos a seleccionar los mejores productos para sanar tu hígado, eliminar toxinas y mejorar las manchas de tu piel.

Te puede ayudar de forma natural tomar:

  • Cardo Mariano: Contiene Silimarina, sustancia con alto poder protector sobre el hígado.
  • Diente de León: Es un poderoso diurético que impulsa la eliminación de toxinas.
  • Alcachofera: Protege las células hepáticas y renales.
  • Genciana: Tónico digestivo que facilita la absorción de nutrientes.
  • Boldo: Acción protectora sobre las funciones del hígado y la vesícula biliar.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas de la piel, podemos apoyarte mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.

La piel, órgano excretor a proteger

La piel: órgano excretor a proteger

La piel es un órgano excretor a proteger. Nuestro organismo a diario produce y absorbe toxinas que deben ser eliminadas. Por eso, nuestro cuerpo cuenta con un grupo de órganos especializados de excreción, y la piel, es uno de ellos con la misión de eliminar el exceso de agua, sales (cloruro, sodio, magnesio), urea y ácido láctico a través del sudor.

La piel fabrica el sudor en las glándulas sudoríparas y por los poros de la piel, el sudor sale al exterior. Este proceso también se llama transpiración. La sudoración es una función esencial que ayuda al cuerpo a eliminar tóxicos y mantener una temperatura optima. El sudor como tal es un líquido claro que no huele. El olor que asociamos al sudor está causado por la interacción del sudor con la microbiótica que habita en la piel y que se alimenta de nuestro sudor, la metaboliza y produce derivados que tienen el olor característico. Este proceso es completamente natural y comienza en la pubertad.

En la superficie cutánea cohabitan bacterias, hongos, ácaros y virus, un complejo ecosistema microbiotico o también llamado flora cutánea que participa activamente en la doble función protectora de la piel, como barrera física e inmunológica. Por tanto, cuando se trastorna el equilibrio del ecosistema, se generan consecuencias negativas que predisponen y causan la aparición de desequilibrios y enfermedades.

Cuando estos microorganismos están en perfecto equilibrio, tu piel se encuentra:

  • Protegida porque libera antioxidantes que hacen de escudo protector frente a patógenos y agresiones externas.
  • Se irrita y se inflama menos.
  • Se recupera antes de cualquier agresión y es mucho más resistente.

¿Qué puede alterar la flora cutánea?

Son diversas las causas que pueden alterarla:

  • Antibióticos orales o tópicos. De la misma forma que terminan con las bacterias causantes de la enfermedad, los antibióticos también destruyen las bacterias protectoras de la piel.
  • Perfumes con alto contenido en alcohol.
  • Una higiene excesiva que modifica el pH de la piel, pues los microorganismos necesitan un entorno en condiciones de pH óptimas para sobrevivir.
  • Una alimentación desequilibrada, rica en grasas y azúcares, la contaminación y el estrés que generan radicales libres que alteran la flora cutánea.
  • Cualquier producto que irrite la piel (detergentes, cremas, productos de maquillaje).
  • Una exposición solar sin protección , por el mismo mecanismo de acción de generación de radicales libres.

Consejos para cuidar la flora de nuestra piel:

  1. Halla el equilibrio entre una higiene adecuada y el exceso.
  • Utiliza jabones neutros no irritantes y agua no demasiado caliente.
  • Sécate adecuadamente y hazlo con una fricción suave.
  • Sé prudente con los desinfectantes de manos, ya que eliminan tanto las malas bacterias, como las buenas.
  1. Utiliza productos cosméticos suaves de calidad no irritantes.
  2. Reduce el estrés y duerme las horas necesarias.
  3. Usa siempre que puedas, ropa de lino o algodón. Evita las teles sintéticas.
  4. No te automediques.
  5. Cuida tu alimentación. Apuesta por la dieta mediterránea, rica en fruta y verduras.
  6. Hidrátate correctamente. es necesario beber al menos dos litros de agua al día para mantener la piel saludable.
  7. Protege tu piel del sol evitando una exposición intensa a las radiaciones y utilizando la fotoprotección adecuada, no sólo en verano, sino todo el año.

¿Qué significa la protección solar?

Los protectores solares son productos que permiten absorber o bloquear la radiación ultravioleta (UV) del sol, ayudando a proteger a las personas de la generación de radicales libres y envejecimiento de la piel, de las quemaduras solares y a reducir el riesgo de cáncer de piel.

Existen dos tipos de radiación ultravioleta (UV), los rayos UVA y los rayos UVB.

La luz UVB es la causa principal de las quemaduras por el sol, mientras que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente y se asocian con las arrugas, la pérdida de la elasticidad y otros efectos del foto envejecimiento , a la vez que agrava los efectos cancerígenos de los rayos UVB.

Hay tres tipos de protectores solares con:

  • Filtros físicos/minerales
  • Filtros químicos/orgánico
  • Filtros mixtos (físicos y químicos)

Para elegir un buen protector solar debes tener en cuenta que sea de amplio espectro, es decir, que cubran ante rayos UVA y UVB, y también debes tener en cuenta el SPF o factor de protección solar que indicará cuál es el grado de protección que ofrece para tu tipo de color de piel: cuanto mayor es el número, la protección será mayor. En función del factor de protección, los índices son:

  • Protección mínima: SPF de 2 a 6
  • Baja protección: SPF de 7 a 20
  • Protección media: SPF de 20 a 35
  • Alta protección: SPF de 35 a 50
  • Muy alta protección: SPF50+

El color y tipos de piel lo determina una sustancia llamada melanina. Ayuda a pigmentar la piel y es la encargada de protegerla de la incidencia de los rayos solares. A más melamina, el color de la piel es más oscuro.

Tipo de piel y protección solar:

  1. Tipo 1: piel muy clara y con muchas pecas. No suele broncearse y se quema siempre, por lo que requiere un FPS de 50 o más.
  2. Tipo 2: piel clara y con pecas. También suelen quemarse con facilidad, y tardan mas en ponerse morenas. Se recomienda un FPS 30.
  3. Tipo 3: piel blanca. Se quema con moderación. Se recomienda, como mínimo, un FPS 30, pero en largos períodos de exposición es conveniente utilizar uno mayor.
  4. Tipo 4: piel mixta o ligeramente oscura. Se pigmenta con facilidad y en poco tiempo hasta adquirir un tono de piel marrón intermedio. El FPS mínimo es el de 10.
  5. Tipo 5: piel oscura. Rara vez se quema, y consigue un bronceado rápido e intenso. Se recomienda un FPS 8.
  6. Tipo 6: piel negra. Prácticamente no se quema. FPS mínimo 6.

Los niños requieren mayor cuidado.

  • A los bebés menores de 6 meses no se les debe poner ninguna crema solar, de hecho, es necesario evitar la exposición solar de forma prolongada, es decir, no deberían ir a la playa. Su piel es extremadamente sensible y no se puede garantizar que no se absorba lo que le ponemos.
  • Entre los 6 meses y los 2-3 años, optaremos por los filtros físicos/minerales. Estos reflejan la radiación en la piel (sobre la crema) sin penetrar en ella, los rayos rebotan. No son tan resistentes al agua y debes repetir la aplicación más frecuentemente que con los químicos. Sin embargo, son los adecuados si tu hijo tiene menos de 2-3 años así como para pieles sensibles y para niños con dermatitis atópica.
  • Los filtros químicos los utilizaremos en mayores de 3 años. Tienen que tener una protección igual o mayor de 30, preferiblemente 50 y ser infantiles.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas de la piel, podemos apoyarte mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.

Sistema linfático y retención de líquidos

Sistema linfático y retención de líquidos

El sistema linfático puede provocar retención de líquidos. Es una compleja red de nódulos y glándulas que forma parte del sistema circulatorio y que tiene como función principal limpiar nuestro organismo, liberándonos de virus y toxinas, además de absorber el exceso de fluido y desperdicios del nuestro cuerpo. Si los materiales de desecho se acumulan en el sistema linfático seremos más vulnerables a sufrir enfermedades y podemos sufrir problemas de retención. Prácticamente es como una red de alcantarillado que nos protege de toxinas y filtra lo que podría ser perjudicial para nuestro organismo.

Está formado por:

  1. Linfa: Un líquido que contiene glóbulos blancos que defienden el cuerpo de los gérmenes. La linfa, que recorre los vasos linfáticos, circula por todo el cuerpo. Sorprendentemente hay tres veces más linfa que sangre en el cuerpo, un detalle a considerar para darle el valor que merece.
  2. Vasos linfáticos: Son los vasos que transportan la linfa por todo el cuerpo, y son distintos de los vasos sanguíneos
  3. Ganglios linfáticos: Son glándulas que se encuentran por todos los vasos linfáticos Junto al bazo, es en estos ganglios donde los glóbulos blancos luchan contra las infecciones.

El sistema linfático por tanto, elimina la infección y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Si no funciona correctamente, el líquido se acumula en los tejidos y causa una hinchazón llamada linfedema.

Aparte, es importante saber que el sistema linfático tiene también la función de absorción de grasas y vitaminas liposolubles (A, D, E, y K) que se encuentran en el intestino durante el proceso digestivo. Por este proceso, el sistema linfático está considerado como una de las principales vías de absorción de nutrientes del aparato gastrointestinal.

Síntomas de un sistema linfático debilitado

Consejos para cuidar el sistema linfático.

Por lo general son bastante simples y no requiere un gran esfuerzo para llevarlos a cabo.

  1. Haz ejercicio. El movimiento de los músculos estimula las válvulas en las venas y esto hace que la linfa circule mejor.
  2. Intenta evitar consumir alimentos procesados, así como también los que contengan demasiada sal o azúcar.
  3. Prefiere los frutos rojos como las granadas, cerezas, remolachas y arándanos , pues tienen propiedades que inducen a que el sistema linfático se limpie y vitalice.
  4. Toma baños de vapor o asiste a una sauna de vez en cuando para estimular las glándulas y provocar que el sudor elimine las toxinas del cuerpo.
  5. Mantiene a raya el estrés con yoga, meditación, mindfulness. El yoga ha demostrado ser una disciplina genial que beneficia al sistema linfático. Las posturas invertidas son sumamente útiles para mantener activos los ganglios y que la linfa circule hacia el corazón.
  6. Evita el consumo de drogas.
  7. Bebe 2 litros de agua al día.
  8. Las infusiones de ortiga, diente de león y de cola de caballo ayudan a desintoxicar el sistema linfático.
  9. Usa ropa ancha. La ropa demasiado ajustada impide la buena circulación de la linfa.
  10. Siempre que puedas realiza un drenaje linfático. El drenaje linfático es un tipo de masaje, suave y ligero que tiene como objetivo movilizar los líquidos del organismo para favorecer la eliminación de las sustancias de desecho. Beneficios:
  • Ayuda a reabsorber los líquidos.
  • Tiene una acción sedante sobre el dolor.
  • Reduce la inflamación.
  • Contribuye a mejorar las defensas del organismo.
  • Produce un efecto de relajación, por lo que se recomienda para situaciones de estrés.

 

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el Sistema Linfático te podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.

Los órganos de excreción son los eliminadores de residuos

Los órganos de excreción son los eliminadores de residuos

¿Sabías que las sustancias que no son útiles para el organismo son eliminadas en el exterior?

Si no se eliminan, pueden resultar tóxicas a una alta concentración. Los órganos de excreción son los eliminadores de residuos

El sistema encargado de eliminar estos productos de desecho de nuestro organismo es el sistema excretor.

Los principales órganos de excreción son los riñones. Los riñones eliminan los desperdicios de la sangre y el exceso de agua (en forma de orina) y ayudan a mantener el equilibrio de sustancias químicas (como sodio, potasio y calcio) en el cuerpo. Pero hay otros órganos en el cuerpo humano involucrados en la excreción:

  • La piel, que elimina el exceso de agua y sales a través del sudor.
  • Los pulmones, que exhalan dióxido de carbono.
  • El hígado, que descompone las sustancias tóxicas en la sangre y convierte los desechos nitrogenados en urea.
  • El sistema linfático que recoge líquidos que escapan de las células, para devolverlos limpios al torrente sanguíneo, tras atravesar los ganglios linfáticos.

El edema, conocido popularmente como retención de líquidos, es una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos. La retención de líquidos puede ocurrir durante la menstruación o la menopausia, por los cambios hormonales, pero siempre hay que intentar buscar la causa porque puede deberse a alteraciones de los riñones, el corazón, el hígado o el sistema linfático.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en Sistemas de Excreción, podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.