Listado de la etiqueta: Higado graso

Higado Graso

Higado Graso

La Enfermedad de hígado graso NO alcohólico es ya considerada una epidemia en este siglo XXI.

El hígado es el mayor órgano del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, a almacenar energía y eliminar toxinas. Es uno de los más importantes órganos del cuerpo y una gran víctima de nuestros hábitos poco saludables.

Enfermedad de Hígado Graso NO alcohólico

La enfermedad de Higado Graso también llamada Esteatosis Hepática No Alcohólica es causada por la acumulación excesiva de grasa en el hígado. Está considerada una epidemia silenciosa, ya que afecta a mucha gente y, además, es asintomática, por lo que la mayoría de las personas no son conscientes de que la padecen.

En una analítica de rutina, la elevación de transaminasas (marcadores de daño hepático) puede despertar la sospecha de Higado Graso por parte del médico. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta enfermedad no está diagnosticada.

Se estima que uno de cada tres adultos y uno de cada diez niños sufren esta afección.

Hígado Graso NO alcohólico Vs Hígado Graso alcohólico

Hay que diferenciar la enfermedad por hígado graso no alcohólico (Esteatosis Hepática No Alcohólica), que no está causada por el consumo de alcohol, de la enfermedad por hígado graso causada por el alcohol (Esteatosis Hepática Alcohólica), mucho menos frecuente que la primera.

Los pacientes que sufren hígado graso no alcohólico se sienten estigmatizados y no suelen decir a nadie que sufren la enfermedad, porque, tradicionalmente, la acumulación de grasa en el hígado y, sobre todo, la cirrosis, se han asociado al consumo excesivo de alcohol.

Factores de riesgo
  • Obesidad particularmente cuando la grasa se concentra en el abdomen
  • Diabetes tipo 2 y prediabetes
  • Edad
  • Elevados niveles de colesterol y triglicéridos
  • Síndrome metabólico
  • Tratamiento largo con corticoesteroides y otros fármacos
  • Exposición a determinados tóxicos

Provoca una inflamación en las células del hígado. Si la enfermedad avanza, puede causar fibrosis, cirrosis e incluso cáncer de hígado.

¿Cómo tratarlo?

No hay tratamiento farmacológico, pero las últimas investigaciones científicas determinan que el consumo de omega 3-DHA mejora los resultados.

Es necesario:

  • Adelgazar (reducir al menos entre un 3% y un 5% del peso corporal).
  • Dieta saludable
  • Actividad física
  • No consumir alcohol

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el sistema endocrino podemos apoyarte en hígado graso mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.