Listado de la etiqueta: estrés

Dermatitis

Dermatitis

¿Qué es?

La Dermatitis es una respuesta inflamatoria de la piel a agentes exógenos y/o endógenos que provoca lesiones visibles polimorfas, eritema, edema, vesiculación, exudación, costras, descamación o liquenificación (según evolución) y prurito. Estas lesiones muchas veces pueden infectarse y pueden supurar. Además, una vez curadas, la piel queda muy seca y agrietada. Por este motivo, es muy importante que la tratemos y prevengamos de manera adecuada.

¿Qué la causa?

  • Histaminosis (altos niveles de histamina.
  • Sobrecarga del hígado y riñón por estar saturados de tóxicos.
  • Hipoclorhidria (bajos niveles de ácido en el estómago).
  • SIBO (sobre crecimiento bacteriano en el intestino delgado).
  • Elevados niveles de oxidación.
  • Metilación lenta (mal funcionamiento de los procesos de detoxificación del hígado).
  • Inflamación.
  • Estrés.
  • Falta de vitamina D.

¿Cómo podemos tratarla?

  • Valorar la eliminación de tóxicos: ¿Cómo los eliminamos? ¿Tenemos una desnutrición o disbiosis que nos provoca una inflamación?
  • Valorar el exceso de oxidación por estrés, mala nutrición…
  • Reconstituir los ácidos grasos poliinsaturados: Omega 3 y 6.
  • Bajar los niveles de estrés: mindfulness, relajación, meditación, ejercicio físico, baños de bosque.
  • Hipovitaminosis D: Tome el sol al mediodía entre 5 y 20 minutos sin protección solar con las partes más blancas de nuestro cuerpo expuestas para absorber más el sol (nalgas, dorso de la mano).
  • Alimentación: Antiinflamatoria, rica en omega 3 y baja en histamina (eliminar lácteos, alcohol, productos enlatados, fermentados y ahumados).
  • NO RASCAR: aumenta el riesgo de que se infecte y se produzca queratinización (marcas propias del acné).
  • Lavarse con cuidado (agua tibia o fría con jabones suaves y sin perfumes). Luego, secar a toques.
  • Tomar el sol exponiendo las zonas lesionadas.
  • Hidratación interna y externa y limpieza con jabón especifico.
  • Evitar el contacto con sustancias irritantes.
  • Disminuir el estrés realizando ejercicios de relajación y deporte.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa analizamos tu piel gratuitamente y podemos ayudarte a través de un Consejo y una Atención Integrativa Farmacéutica Especializada en Sistema Tegumentario: piel, uñas y cabello.

 

La Rosácea

La Rosácea

¿Qué es la Rosácea?

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica benigna de causa desconocida, con múltiples expresividades clínicas, que afecta predominantemente a la cara, y en concreto, a la región centro facial. Es consecuencia de una desregulación térmica facial, un trastorno de la inmunidad innata, y de la inmunidad adquirida. Estas alteraciones inducen una tendencia al rubor facial, espontáneo, o ante estímulos concretos, así como la aparición de lesiones inflamatorias llamadas pápulas y pústulas.

Más raramente, sobre todo en varones, se desarrollan protuberancias cutáneas.  Es habitual la afectación ocular, tanto de los párpados como de estructuras internas.

La incidencia de la rosácea   es similar en hombres que, en mujeres, aunque es algo más frecuente en éstas últimas.

La rosácea se encuentra entre las enfermedades dermatológicas que más afectan a la calidad de vida. El enrojecimiento facial habitual, erróneamente atribuido al hábito de beber por la población general, hacen que esta dermatosis benigna y no causada por el alcohol, sea muy mal tolerada por los afectados, que ven disminuida su autoestima y dañadas sus relaciones personales, laborales y sociales como consecuencia del padecimiento de esta patología.

Desde una visión integrativa, la Rosácea está muy relacionada con problemas del aparato hepatodigestivo, el estrés y la disbiosis (predominio ácaro Demódex).

¿Qué la causa?
  • Alteraciones de la inmunidad innata.
  • Alteraciones de la inmunidad adquirida.
  • Alteración de la barrera cutánea: la alteración de la pérdida transepidérmica de agua conduciría a una inflamación de la piel, y la sequedad asociada explicaría la tendencia al prurito y la sensación de escozor.
  • Estrés.
  • Hipoclorhidria (baja acidez en el estómago.
  • Histaminosis (altos niveles de histamina).
  • Se ha visto que la piel con rosácea contiene una densidad del ácaro Demódex folliculorum superior a la presente en la piel normal, aunque no se ha demostrado una correlación directa entre esta densidad y la gravedad de la enfermedad.
  • Hiperpermeabilidad intestinal.
  • Metilación lenta del hígado.
  • Falta de vitamina D.
  • Factores genéticos hereditarios.
¿Cómo podemos tratarla?
  • Haciendo deporte regularmente y con técnicas de relajación para controlar el estrés.
  • Con alimentación antiinflamatoria y baja en histamina: sin o prácticamente sin gluten, lácteos de vaca, azúcar, alcohol y procesados.
  • Estimular CMM (comida de forma espaciada).
  • Controlar la disbiosis intestinal a través de probióticos. Valorar que no haya una hipoclorhidria ni presencia de Helicobácter pylori.
  • Controlar la hiperpermeabilidad intestinal (glutamina).
  • Controlar funcionalidad hepática (realizar depuraciones hepáticas).
  • Disminuir los cambios bruscos de temperatura y el consumo de picantes.
  • Realizar tratamientos con luz pulgada IPL que pueden mejorar las irregularidades de la pigmentación.
  • Utilizar cosmética especializada.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa analizamos tu piel gratuitamente y podemos ayudarte a través de un Consejo y una Atención Integrativa Farmacéutica Especializada en Sistema Tegumentario: piel, uñas y cabello.

 

El acné

El acné

El acné es un proceso inflamatorio que afecta a la unidad pilo- sebácea (pelo y glándulas sebáceas). Tiene sus causas y tratamiento.

Se localiza preferentemente en cara, pecho y espalda.

Normalmente surge en la etapa juvenil, de ahí su nombre de acné juvenil, pero puede aparecer en otras etapas de la vida como en recién nacidos y adultos.

Existen diferentes tipos y grados de acné: leve/moderado/grave o adolescente/adulto. Puede presentar lesiones inflamatorias, no inflamatorias y cicatrices: espinilla cerrada, abierta, pápula, pústula, nódulo y quiste.

¿Qué lo causa? 

El acné es causado como consecuencia de un aumento en la producción de grasa y un taponamiento de los folículos (hiperqueratosis). Sobre ellos aparecen fenómenos inflamatorios e infecciosos.

No podemos establecer un único factor, sino que debemos considerar que el acné se deba a la acción conjunta de varios de ellos como:

  • Aumento de la actividad androgénica
  • Resistencia a la insulina
  • Estrés
  • Hipoclorhidria (poco ácido en el estómago)
  • Helicobácter pylori, SIBO (sobre crecimiento bacteriano en el intestino delgado)
  • Histaminosis (altos niveles de histamina)
  • Oxidación
  • Alimentación inflamatoria
  • Tabaco
  • Falta de vitamina D
  • Herencia: es difícil de valorar ya que se trata de un proceso muy común. Sin embargo, podemos decir que existe predisposición a padecer formas graves de acné: si los padres han padecido un acné grave pueden padecerlo los hijos
¿Cómo podemos tratarlo?
  • Haciendo deporte regularmente y técnicas de relajación para controlar el estrés.
  • Con alimentación antiinflamatoria y baja en histamina: sin o prácticamente sin gluten, lácteos de vaca, azúcar, alcohol y procesados.
  • Estimular CMM (comida de forma espaciada).
  • Controlar la disbiosis intestinal (probióticos).
  • Controlar la hiperpermeabilidad intestinal (glutamina).
  • Controlar la oxidación.
  • Controlar los desajustes hormonales.
  • Uso de productos de tratamiento con acción seborreguladora calmante y equilibrante del microbioma cutáneo.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa analizamos tu piel gratuitamente y podemos ayudarte a través de un Consejo y una Atención Integrativa Farmacéutica Especializada en Sistema Tegumentario: piel, uñas y cabello.

 

¿Cómo dormir bien?

¿Cómo dormir bien?

¿Por qué es necesario descansar bien durante la noche?

Dormir bien hace que uno se sienta descansado, con energía, despierto intelectualmente y de buen humor. Cuando se duerme correctamente, no sólo la mente se recupera, también los órganos de nuestro cuerpo se regeneran.

Descansar, no es sólo fundamental para el cerebro. El descanso afecta a casi todas las funciones de nuestro cuerpo:

  • En la regeneración celular de todos los órganos del cuerpo
  • Síntesis de hormonas del crecimiento y control del estrés
  • Refuerza nuestro sistema inmunitario, incrementando las defensas
  • Regula el apetito. Un mal sueño, aumenta el riesgo de sufrir obesidad
  • La respiración se estabiliza
  • Se relajan y regeneran músculos y articulaciones
  • Descansa el corazón y se regula la presión arterial
  • Se refuerza la memoria y la consolidación de conocimiento

El sueño es cíclico y se divide en cinco fases de aproximadamente 90 minutos cada una. Éstas se repiten durante las ocho horas que según los especialistas se recomienda dormir. Cada una de las fases del ciclo se asocia con un descanso específico, ya sea físico, mental, emocional y de retención de aprendizaje. Si el ciclo se rompe, tu cuerpo no podrá «repararse» y al despertarte, además, te notarás cansado.

¿Cuántas horas debemos dormir?

Aunque las necesidades personales pueden variar mucho, un adulto de media necesita dormir entre 7 y 8 horas por noche. Los bebés generalmente duermen unas 16 horas diarias. Los niños pequeños necesitan unas 10 horas de sueño, mientras que los adolescentes necesitan al menos 9 horas. Para conseguir el máximo de los beneficios restauradores del sueño, es importante conseguir una noche completa de sueño de calidad.

Estar pasando por un mal momento con eventos estresantes, estado de ánimo abatido, tomar estimulantes como la cafeína, algunos medicamentos, la luz azul de las pantallas como televisores, teléfonos móviles y tablets pueden alterar el sueño y provocar trastornos. Uno de los trastornos más común es el insomnio.

Insomnio

Las personas que sufren insomnio tienen problemas para conciliar el sueño o se despiertan a medianoche y les cuesta conciliarlo de nuevo. Generalmente, la ansiedad por querer dormirse empeora la situación.

Todos tenemos noches en las que nos cuesta dormirnos o nos despertamos varias veces. La forma en que dormimos y la cantidad de sueño que necesitamos es distinta para todos nosotros y cambia a medida que nos hacemos mayores. La mayoría de personas tenemos insomnio ocasionalmente, pero cuando éste dura al menos 3 noches por semana durante más de un mes, podemos realmente hablar de disfunción del sueño y puede desencadenar dificultades importantes en el ámbito físico, mental y emocional.

¿Cómo identificar si es insomnio?
  • Cuesta dormirse
  • Puedes estar despierto durante largos períodos por la noche
  • Despertarse varias veces durante la noche
  • Despertarse temprano y no poder volver a dormir
  • Sentirse mal o tener un estado de desánimo habitual
  • Dificultades para concentrarse
  • Estar más irritable
  • Sentir que no has dormido bien cuando te despiertas por la mañana

El insomnio puede durar meses o incluso años, pero normalmente mejora con algunas recomendaciones.

Herramientas para mejorar el descanso y la calidad del sueño
  • Adopta una buena rutina del sueño. El hábito de ir a la cama cuando te sientas cansado y levantarte aproximadamente a la misma hora, ayuda a enseñar a tu cuerpo a dormir mejor. Trata de evitar la siesta siempre que sea posible.
  • Afrontar el insomnio. Si estás despierto sin poder dormir, no lo fuerces. Levántate, relájate y vuelve a la cama cuando tengas sueño.
  • Crear un ambiente de descanso. Un espacio oscuro, tranquilo y fresco facilitan dormirse y mantenerse dormido.
  • Escribe tus preocupaciones. Escribe una lista de lo que te preocupa y deja esa lista para resolver al día siguiente.
  • Realiza ejercicio físico regular. Sólo recuerda evitar la actividad vigorosa cerca de la hora de acostarse.
  • Olvida los estimulantes. La cafeína y el alcohol pueden impedir que te duermas o tener un sueño profundo. Trate de reducir el consumo de alcohol y evita la cafeína antes de acostarte.
  • Evita la exposición a la luz azul de las pantallas. Antes de acostarte intenta evitar la TV, el móvil y la tablet.
  • Gestiona el estrés. Técnicas como la respiración, meditación, mindfulness, baños relajantes, leer y la música relajante, preparan el cuerpo para un sueño de calidad.

Consume alimentos que te ayudaran a dormir mejor

  • Miel
  • Te de manzanilla
  • Leche
  • Plátanos
  • Frutos secos
  • Granos integrales
  • Zumo de cereza
  • Yogur
  • Aves de corral
  • Garbanzos
  • Ensalada de hoja
  • Avena
  • Toma suplementación nutricional
Insomnio y suplementación nutricional:
  • Melatonina. La melatonina es una hormona que nuestro cuerpo produce de forma natural para indicar que es hora de dormir, pero en ocasiones el ciclo de sueño se puede interrumpir de forma que los suplementos de melatonina nos pueden ayudar a volver a la normalidad. Estudios clínicos muestran que los suplementos de melatonina pueden ayudar a conciliar el sueño más rápido, permanecer dormido más tiempo y mejorar la calidad del sueño.
  • Magnesio. El magnesio es un mineral que nuestro cuerpo necesita para la relajación muscular y calmar la mente.
  • Valeriana. La mayoría de estudios relacionados con la valeriana demuestran su enorme capacidad como inductora del sueño.
  • L- Teanina. Es un aminoácido con propiedades relajantes y de respuesta saludable al estrés, reduciendo la bioquímica de excitación en el cerebro.
  • L-triptófano. El triptófano es un precursor de la serotonina y nuestro cuerpo lo utiliza para producir melatonina, además de mejorar la cognición y el estado de ánimo.

 

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa podemos ayudarte a través de un Consejo y una Atención Integrativa Farmacéutica Especializada

en Sistema Nervioso