El Sistema Musculoesquelético

¿Qué es el sistema musculoesquelético?

El sistema musculoesquelético está formado por los huesos, cartílagos, ligamentos, tendones y tejidos conectivos. Soportan el peso de tu cuerpo, mantienen tu postura y te ayudan a moverte.

Una amplia gama de trastornos y afecciones pueden provocar problemas en el sistema, causando dolor y limitando el movimiento:

  1. Envejecimiento: Durante el proceso natural de envejecimiento, los huesos pierden su densidad pudiendo provocar osteoporosis y fracturas óseas. A su vez, los músculos pierden masa y el cartílago comienza a desgastarse provocando dolor, rigidez y disminución del rango de movimiento. Después de una lesión, es posible que no puedas recuperarte tan rápido como cuando eras más joven.
  2. Artritis: El dolor, la inflamación y la rigidez de las articulaciones son el resultado de la artritis. Las personas mayores tienen más probabilidades de sufrir osteoartritis debido a que el cartílago dentro de las articulaciones se rompe, pero puede afectar a personas de todas las edades. Otros tipos de artritis también causan dolor e inflamación en las articulaciones, incluida la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante y la gota.
  3. Problemas de espalda: El dolor de espalda y los espasmos musculares pueden ser el resultado de distensiones musculares o lesiones como una hernia discal. Algunas afecciones, incluidas la estenosis espinal y la escoliosis, causan problemas estructurales en la espalda provocando dolor y movilidad limitada. Todo el mundo tiene dolor en los músculos y las articulaciones de vez en cuando y una de las afecciones musculoesqueléticas más comunes del dolor de espalda es la lumbalgia.
  4. Anomalías congénitas: las anomalías congénitas pueden afectar la apariencia, estructura y función del cuerpo como el pie zambo (pie equino) de los bebés.
  5. Enfermedades: una amplia gama de enfermedades afecta el funcionamiento de los huesos, los músculos y los tejidos conectivos como la osteonecrosis, la displasia fibrosa, entre otras, el cáncer de huesos y los tumores que crecen en el tejido conectivo (sarcomas).
  6. Lesiones: Cientos de lesiones pueden afectar huesos, cartílagos, músculos y tejidos conectivos. El uso excesivo de una articulación puede provocar lesiones, como el síndrome del túnel carpiano, la bursitis y la tendinitis. Los accidentes y traumatismos pueden provocar esguinces, desgarros musculares, fracturas de huesos y lesiones de tendones, ligamentos y otros tejidos blandos.

¿Cómo mantener sano tu sistema musculoesquelético?

La mejor manera de cuidar tu sistema musculoesquelético es mantener una buena salud en general:

  • Haz ejercicio con regularidad combinando ejercicios de fuerza y actividad cardiovascular.
  • Duerme lo suficiente para que huesos y músculos puedan recuperarse y reconstruirse.
  • Mantén un peso saludable. Los kilos de más ejercen presión sobre los huesos y las articulaciones, provocando problemas en ellos.
  • Come saludablemente evitando alimentos pro inflamatorios.
  • Evita el tabaco. Fumar disminuye el flujo sanguíneo en huesos, músculos y tejidos blandos.
  • Realízate chequeos regulares afines a tu edad como una densitometría ósea si estas en el periodo de la menopausia.

¿Quieres entender las causas que hay detrás de tu dolor articular para comprender las soluciones, y juntos remediarlas?

“ARTICULATE un nuevo servicio de Olivet Farmacia Integrativa.

ARTICULATE es un programa personalizado donde averiguaremos juntos las causas de tu dolor para aliviarlo/remediarlo de manera integrativa, haciendo un control riguroso de su evolución y sus resultados durante 2 meses.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el sistema musculoesquelético, podemos darte soporte mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.