¿Qué es la dispepsia funcional?

¿Qué es la dispepsia funcional?

La dispepsia funcional es un tipo de indigestión crónica: dolor de estómago, sensación de saciedad o hinchazón durante y después de las comidas. Se le diagnostica como tal cuando no se puede encontrar una causa obvia para los síntomas.  Muchas veces el sistema nervioso está involucrado. El estrés y la ansiedad sostenida pueden desencadenar la sintomatología.

¿Cuáles son los síntomas de la dispepsia funcional?

Los síntomas de dispepsia son esporádicos, aparecen y desaparecen sin razones claras y es difícil saber si hay un desencadenante en particular que los mejora o empeora. Si bien la dispepsia funcional es crónica, puede desaparecer por un periodo de tiempo y luego regresar de nuevo por razones desconocidas. Para ser diagnosticada, es necesario haber tenido síntomas durante los últimos tres meses de manera persistente.

Algunos de estos síntomas son:

  • Dolor epigástrico (dolor debajo de la caja torácica)
  • Estómago hinchado, especialmente después de comer.
  • Sentirse “lleno” muy rápidamente después o durante la comida, o pérdida del apetito.
  • Acidez estomacal
  • Reflujo ácido. El ácido estomacal sube desde el estómago a través del esófago, lo que provoca una sensación de ardor y, a menudo, un sabor amargo en la boca.
  • Náuseas y vómitos. En casos severos, la saciedad y la pérdida de apetito pueden convertirse en náuseas o vómitos reales.

¿Es dispepsia funcional o gastritis?

La gastritis y la dispepsia comparten muchos síntomas. La gastritis, que es la inflamación del revestimiento del estómago, generalmente tiene una causa identificable. Puede ser debida a una infección bacteriana, el uso excesivo de ciertos medicamentos que erosionan el revestimiento del estómago o demasiado ácido estomacal, y, por tanto, la gastritis puede identificarse.

¿Qué causa la dispepsia funcional?

  1. Deterioro en el acomodamiento y vaciado del estómago. El estómago se relaja y se expande para acomodar los alimentos, pero en algunas personas, esta función puede verse afectada, lo que lleva a una sensación de saciedad constante. Por otra parte, el vaciado de alimentos del estómago al intestino puede ser incorrecto provocando que los alimentos se acumulen, se generen gases y se produzca una reproducción anómala de bacterias al permanecer demasiado tiempo la comida en el estómago.
  2. Alergias alimentarias. Una alergia alimentaria no diagnosticada, podría estar produciendo una respuesta inflamatoria en el intestino. Algunas personas con Dispepsia funcional tienen el recuento de glóbulos blancos más altos, lo que sugiere que el sistema inmunitario intestinal está activado dando respuesta a los síntomas de náuseas, gases e inflamación. La inflamación podría ser la causa de la hinchazón y el dolor.
  3. Helicobácter pyloriEsta infección bacteriana común puede causar inflamación crónica (gastritis) en algunas personas, así como erosionar el revestimiento mucoso que protege el estómago contra el ácido gástrico. La infección por H. pylori puede provocar una variedad de efectos secundarios. Algunas personas con Dispepsia funcional mejoran después del tratamiento de H. pylori.
  4. Hipersensibilidad del sistema nervioso. Algunas personas son muy sensibles y pueden tener una respuesta física digestiva al estrés y a los factores emocionales.

¿Qué factores de riesgo contribuyen a la dispepsia funcional?

  • Antecedentes de infección por Helicobacter pylori.
  • Algunas enfermedades como la ulcera de estómago o el reflujo gastroesofágico. También pueden producir dispepsia algunas anomalías de los conductos del páncreas y/o conductos biliares o el hipotiroidismo.
  • Consumo prolongado de algunos medicamentos, especialmente, los antiinflamatorios no esteroideos (aspirina, ibuprofeno y naproxeno)
  • Tabaquismo y el alcoholismo crónico.
  • Obesidad
  • Dietas pobres en fibra y masticar la comida de manera incorrecta.
  • Estrés prolongado. La ansiedad por sí misma no causa dispepsia, pero puede empeorarla.
  • Falta de ejercicio físico.

¿Cómo se trata la dispepsia funcional?

Si no se puede encontrar una causa directa, las opciones de tratamiento se centrarán en controlar los síntomas con un proceso de prueba y error.

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos para reducir el ácido estomacal.
  • Medicamentos para promover que los alimentos pasen más rápidamente del estómago al intestino y así evitar la proliferación bacteriana.
  • Antidepresivos a dosis bajas que den soporte en la modulación de los desencadenantes psicológicos. Algunos también ayudan a que el estómago se relaje durante la digestión, permitiéndole expandirse más para acomodar los alimentos.

Tratamiento integrativo

  1. Fitoterapia: Las preparaciones herbales combinadas son muy eficaces en el tratamiento de los síntomas de algunas personas. Una combinación de menta y aceite de alcaravea es una de las fórmulas más recetadas para estimular la motilidad y, al mismo tiempo, calmar y sedar el sistema digestivo.
  2. Acupuntura: algunos estudios informan de una mejora importante con tratamiento de acupuntura.
  3. Terapia conductual: Ciertas técnicas de mente y cuerpo pueden ayudar a mejorar los síntomas. Las técnicas de relajación; meditación, mindfulness i yoga son realmente efectivas al contribuir a un sistema nervioso y digestivo más regulados.
  4. Cambios en la dieta: Vigilar que alimentos son susceptibles de desencadenar los síntomas y evitarlos, así como comer raciones más pequeñas y masticar a fondo.
  5. Cambios en el estilo de vida: perder peso, hacer más ejercicio, dormir lo suficiente y reducir los factores de estrés en nuestras vidas mejorará tus síntomas digestivos.

 

dispepsia

dispepsia

 

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el Sistema Digestivo te podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico

SIBO

¿Qué es SIBO?

El SIBO es un sobrecrecimiento bacteriano que se produce en el intestino delgado, en particular de tipos de bacterias que no se encuentran comúnmente en esa parte del tubo digestivo.

Algunos estudios indican que hasta el 80% de las personas con síndrome del intestino irritable tienen SIBO.

¿Cómo se produce SIBO y sus consecuencias?

Se produce generalmente debido a una enfermedad o cirugía que conlleva un paso más lento de los alimentos y desechos a través del tubo digestivo. Se crea un caldo de cultivo que facilita la proliferación de bacterias, desencadenando a menudo diarrea, pérdida de peso y desnutrición. La desnutrición es debida a la falta de absorción de los nutrientes de los alimentos y produce deficiencias vitamínicas, en particular, de vitamina B12 afectando al sistema nervioso y provocando anemia. La mala absorción de calcio puede provocar a su vez, osteoporosis a largo plazo o cálculos renales.

Causas del SIBO
  • Tener hipoclorhidria reduce la capacidad del cuerpo para moderar el crecimiento bacteriano.
  • La falta de motilidad del intestino delgado provoca que los desechos se retengan durante demasiado tiempo en el intestino delgado antes de vaciarse al intestino grueso, produciéndose un sobrecrecimiento bacteriano.
  • Los problemas estructurales en el intestino delgado como diverticulitis, obstrucciones o adherencias abdominales, pueden inhibir la motilidad y crear rincones donde se acumulan las bacterias.
  • El uso excesivo de ciertos medicamentos como los antibióticos o los antiácidos, pueden alterar la flora intestinal.
Factores de riesgo de SIBO
  1. La edad avanzada que se asocia con niveles más bajos de ácido estomacal y motilidad intestinal, así como a niveles más altos de consumo de medicamentos.
  2. Las intervenciones médicas como la cirugía abdominal y la exposición a la radiación, pueden causar problemas estructurales en el intestino delgado y dañar el revestimiento de la mucosa afectando a su flora.
  3. Un bajón de defensas puede afectar la inmunidad intestinal a determinadas bacterias.
  4. Ciertas enfermedades:
    • Diabetes
    • Lupus
    • Enfermedad celíaca
    • Enfermedades inflamatorias del intestino
    • Síndrome del intestino irritable
    • Pancreatitis
    • Cáncer de colon
    • Insuficiencia renal crónica
    • Cirrosis hepática
  5. Algunos alimentos son más susceptibles a desencadenar SIBO:
  • Azúcares y edulcorantes
  • Frutas y verduras con almidón
  • Productos lácteos
  • Cereales
¿Cuáles son los síntomas de SIBO?
  • Dolor abdominal.
  • Distensión abdominal.
  • Náuseas.
  • Hinchazón.
  • Indigestión.
  • Gases.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Fatiga.
¿Cómo remitir el SIBO?

El tratamiento de SIBO tiene 3 pilares fundamentales:

1) Conseguir la remisión con antibióticos, y en ocasiones, con una dieta con nutrientes ya digeridos durante un periodo de tiempo.

2) Mantener la remisión. Después de la remisión, SIBO puede reaparecer y por tanto, deben de tomarse medidas con tal de promover la motilidad intestinal a través de medicación lo más natural posible, y a su vez, realizar una dieta baja en FODMAP (siglas en ingles de oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables).

3) Tratar la causa directa/indirecta de SIBO. SIBO suele ser una enfermedad secundaria a otra, y mientras no se elimine la causa, SIBO es fácil de que aparezca de nuevo. No obstante, muchas veces es imposible eliminar la causa primaria y es necesario la ingesta de probióticos, prebióticos y/o simbióticos con el objetivo de sustituir la microbiota “mala” por la “buena”.

Tratamiento integrativo

Además de antibióticos es imprescindible acompañarlos de una dieta y de otras recomendaciones:

  • Una dieta baja en FODMAP. La reducción de la ingesta de fibra fermentable durante 3 o 4 semanas puede ser eficaz. Es un tipo de dieta muy restrictiva que no puede sostenerse durante mucho tiempo ya que no permite la ingesta de muchas verduras, frutas y cereales que forman parte de una dieta saludable. Es aconsejable que un profesional haga el seguimiento y vuelva a introducir estos alimentos de forma progresiva.
  • Aceites esenciales. Algunos estudios muestran que los tratamientos con algunos aceites esenciales son efectivos, además de no causar tantos efectos secundarios. Existen opciones naturales que presentan muy buenos resultados en casos no muy severos debido a las propiedades bacteriostáticas que presentan el aceite de orégano, el clavo, la canela, el tomillo, la berberina…
  • Los suplementos de glutamina para regenerar la mucosa si hay síntomas de inflamación o irritación son útiles. Se recomienda comenzar con dosis pequeñas.
  • Probióticos: los probióticos pueden ayudar a controlar y restaurar la microbiota.
  • El ayuno y el ejercicio también ayudan. El ayuno intermitente estimula los movimientos peristálticos que se activan después de comer, cada 90-120 minutos, y que arrastran los desechos y bacterias a través del tracto digestivo hasta el colon para ser eliminados.
  • Reducir el estrés es también eficaz para el tratamiento. El estrés aumenta la inflamación y la permeabilidad intestinal.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el Sistema Digestivo te podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.

 

Mucosa digestiva

La mucosa digestiva

La mucosa digestiva es la capa interna que recubre las cavidades del cuerpo que están expuestos al exterior.  Éste incluye la cavidad oral, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso. Así, la mucosa digestiva es aquella que recubre el interior de cada una de las partes que constituyen el tracto digestivo, en sus diferentes localizaciones.

¿Molestias a la hora de ir al baño?

Seguramente en alguna ocasión has tenido la sensación de picazón, irritación o ardor en tu zona anal. Las posibles causas de ello pueden ser:

  • Agentes irritantes o tóxicos en la alimentación
  • Diarrea prolongada
  • Enfermedades de la piel (psoriasis, dermatitis de contacto)
  • Hemorroides
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Algunos parásitos intestinales
¿Tienes problemas de mala absorción o permeabilidad intestinal?

Si no absorbes bien los nutrientes, tienes una mala permeabilidad intestinal o incluso inflamación, es muy posible que las causas sean las siguientes:

  • Comer rápido a causa del estrés
  • Comida procesada
  • No comer suficientes frutas y verduras
  • Desarrollo de enfermedades autoinmunes
Alimentos que ayudan a proteger las mucosas
  • Boniato: Los tubérculos protegen la mucosa gástrica gracias a su almidón. Además son de muy fácil digestión. Por otro lado, el boniato aporta betacarotenos, precursores de la vitamina A necesaria para la formación de mucosa del estómago.
  • Col: Aunque es muy rica en fibra, su alto contenido en glutamina la hace idónea para tratar la mucosa del estómago y la acidez. Se puede tomar cruda en zumo con manzana para mejorar el sabor. En crudo conserva la vitamina C.
  • Hummus: Es una gran manera de consumir legumbres, ya que de esta forma se digieren mejor. Además, el hummus lleva comino, una especia carminativa que también favorece el proceso digestivo. Las legumbres son fuente de proteínas, básicas para el organismo.
  • Aceite de oliva: El virgen extra es rico en tocoferoles y vitamina E, de efecto antioxidante. Es un antiinflamatorio natural y favorece la protección de las mucosas.
  • Remolacha hervida: La mejor forma de tomar verduras como la remolacha, la zanahoria o la calabaza es en forma de crema. Estas verduras son ticas en betacarotenos y arginina, que ayudan a las mucosas.
  • Compota de manzana: Es un remedio típico por su fácil digestibilidad. La manzana junto con la pera y el membrillo son las frutas más ricas en pectina, una fibra antigastrítica y reparadora que protege la mucosa.
  • Calabacín. Es una de las hortalizas indicadas para la úlcera. Se digiere rápidamente, su fibra es soluble, se puede comer cocido o crudo y es muy suave para el estómago.
  • Leche de almendra. Es una forma suave de enriquecer la dieta con calcio y proteínas. Si la haces en casa, dejando las almendras en remojo 24 oras y cambiando el agua a las 12 horas, resalta más digestiva. Esto sí, ¡evita tomar grandes cantidades!
  • Zumo de aloe. Se ha demostrado que en pequeñas cantidades el zumo de esta planta conocida por su poder cicatrizantes, suaviza y repara la mucosa estomacal.
  • Alga cochayuyo. Es rica en ácido algínico, de propiedades antiácidas. Para que ejerza esta función de proteger las mucosas es necesario dejarla en remojo.

Y recuerda que en caso de úlcera, evita fritos, ácidos, bebidas con gas, estimulantes como el café y preparaciones demasiado calientes o frías. Además, elimina el estrés, ya que reduce el flujo sanguíneo al aparato digestivo.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en Mucosas te podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico

¿Acidez estomacal o falta de ácido?

Hiper/Hipoclorhidria. ¿Acidez estomacal o falta de ácido?

¿Acidez estomacal o falta de ácido? ¿Cuál es la diferencia entre hipoclorhidria e hiperclorhidria?

¿Acidez estomacal o falta de ácido? “Hipo-” significa “bajo”. «Hiper-» significa «alto». La Hipoclorhidria significa que tu estómago no produce suficiente ácido clorhídrico. La Hiperclorhidria significa que tu estomago lo produce en exceso.

La mayoría de las personas atribuyen sus problemas digestivos a la hiperclorhidria y, a menudo, usan medicamentos para suprimir el ácido estomacal. Pero, de hecho, los síntomas del reflujo ácido crónico , el reflujo laringofaríngeo o la acidez estomacal también pueden ser causados ​​por la hipoclorhidria. La mala digestión por la falta de ácido estomacal puede crear burbujas de gas que se elevan hacia el esófago y la garganta, arrastrando consigo el ácido estomacal.

La Hiperclorhidria. ¿Acidez estomacal o falta de ácido?

¿Qué es la hiperclorhidria?

La hiperclorhidria se define como el estado del estómago donde los niveles de ácido gástrico son más altos de lo normal. En humanos, el pH optimo está entre 1 y 3, y varía a lo largo del día. Los niveles más altos se encuentran al final de la tarde.  No tiene consecuencias negativas a menos que también estén presentes otras afecciones, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Causas

La causa de la Hiperclorhidria es desconocida, pero se estima que pueda ser debido a:

  • Dieta inadecuada prolongada, especialmente con exceso de proteína
  • Comidas irregulares y apresuradas
  • Masticación rápida
  • Exceso de estimulantes como el café y tabaco
  • Las personas con estreñimiento son más susceptibles a tener hiperclorhidria

La enfermedad afecta aproximadamente al 12% de la población total.

La Hiperclorhidria también puede estar asociada a otras condiciones patológicas:

  • Ligera dilatación del estómago
  • Catarro gástrico, con secreción excesiva de moco
  • Espasmo del extremo pilórico del estómago, de carácter intermitente
  • No es infrecuente que se asocie con una úlcera gástrica o duodenal
Síntomas

Los síntomas que produce la hiperacidez son:

  • Ardor de estómago
  • Flatulencia
  • Eructos de alimentos ácidos
  • Estreñimiento.
  • El dolor tiene rasgos característicos:
    • Ocurre de una hora y media a dos horas después de la comida sin importar que la comida haya sido copiosa o no.
    • Se alivia comiendo (de ahí el término de dolor de hambre) y también con la administración de compuestos alcalinos, por ejemplo, el bicarbonato de sodio o el carbonato de magnesio
    • Otra característica del dolor, en los casos graves, es su tendencia a ocurrir durante la noche, algunas horas después de la última comida. En estos casos el dolor puede ser de un carácter severo, muy parecido al dolor del cólico biliar.
Tratamiento

Aunque los antiácidos pueden reducir la acidez del estómago al absorber químicamente o neutralizar parte del HCl, no deben de tomarse como un recurso habitual. A menudo se acompañan de efectos secundarios como estreñimiento, náuseas, diarrea, vómitos, cálculos renales, desmineralización ósea, dolor óseo, debilidad muscular y calambre. Además, los antiácidos pueden reducir los niveles de magnesio, potasio, ácido fólico, calcio, cobre, hierro, fósforo y zinc en el cuerpo.

Es importante optar por soluciones más naturales, y si no remite, debes de consultar al médico o farmacéutico. En algunos casos, este malestar puede ser un signo de una afección subyacente, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), o posiblemente un efecto secundario de un medicamento que estás tomando.

Remedios caseros para el reflujo gastroesofágico
  1. Come un plátano maduro

El alto contenido de potasio de un plátano lo convierte en un alimento bastante alcalino, lo que significa que puede ayudar a contrarrestar el ácido estomacal que irrita el esófago.

  1. Mastica chicle sin azúcar

Masticar chicle aumenta la producción de saliva y por tanto a reducir la acidez estomacal.

  1. Usa un diario de alimentos y evita los que sean causantes

Ciertos alimentos y bebidas pueden desencadenar reflujo ácido y acidez estomacal. Manteniendo un registro de comidas y síntomas, podrás identificar los alimentos específicos que tienen más probabilidades de causarte malestar.

  1. Resiste el impulso de comer en exceso o comer rápidamente

Si eres propenso a la acidez estomacal, te ayudará comer platos más pequeños, pero con más frecuencia. Comer rápidamente también puede ser un detonante de acidez estomacal y por tanto sin duda debes tomarte un tiempo extra para masticar y disfrutar de tus alimentos y bebidas.

  1. Deja espacio de tiempo entre comer y acostarte.

Acostarte con el estómago lleno de comida puede causar reflujo ácido y empeorar los síntomas de acidez estomacal. Evita comer dentro de las 3 horas previas a tu hora de dormir para que tu estómago tenga suficiente tiempo para vaciarse.

  1. Usa ropa holgada

Si eres propenso a la acidez estomacal, evita los cinturones ajustados y la ropa que apriete tu vientre, ya que pueden estar contribuyendo a tus síntomas.

  1. Ajusta tu posición para dormir

Elevar la cabeza y el pecho más alto que los pies mientras duermes puede ayudarte a prevenir y aliviar el reflujo ácido y la acidez estomacal.

  1. Toma medidas para perder peso, si tienes sobrepeso

El exceso de peso ejerce una presión adicional sobre el estómago, lo que aumenta el riesgo de reflujo ácido y acidez estomacal.

  1. Deja de fumar (si fumas)

Fumar reduce la cantidad de saliva producida e impacta negativamente en la efectividad de la válvula que evita que el ácido estomacal ingrese al esófago. Dejar de fumar puede reducir la frecuencia y la gravedad del reflujo ácido y, en algunos casos, incluso eliminarlo.

  1. Reduce el estrés

El estrés crónico desacelera la digestión. Cuanto más tiempo permanezca la comida en el estómago, más probable será que el ácido estomacal refluya hacia el esófago.

  1. Tés e Infusiones que te ayudarán
  • Manzanilla
  • Jengibre
  • Regaliz
  • Hinojo
  • Romero

La Hipoclorhidria. ¿Acidez estomacal o falta de ácido?

¿Qué es la hipoclorhidria?

La Hipoclorhidria es una deficiencia de ácido estomacal. Si no tienes suficiente ácido estomacal (ácido clorhídrico), no puedes digerir los alimentos adecuadamente (especialmente las proteínas) ni absorber sus nutrientes.

El ácido estomacal es necesario para la digestión y absorción de proteínas, vitamina B12 y varios minerales y si no es posible, conduce a la indigestión, la desnutrición y, a veces, al crecimiento excesivo de bacterias.

¿Cómo afecta la hipoclorhidria a mi cuerpo?

Cuando el cuerpo no puede descomponer y absorber estos nutrientes, aparecen deficiencias nutricionales. Las deficiencias de proteínas y vitamina B12 conducen a la anemia por deficiencia de hierro , así como a la anemia por deficiencia de vitaminas , que afecta el sistema nervioso. Las deficiencias de calcio y magnesio conducen a la osteoporosis.

Además, los alimentos no digeridos en el tracto gastrointestinal conducen a problemas más graves a largo plazo. Por ejemplo, los alimentos sin digerir que se dejan fermentar en el tracto gastrointestinal pueden provocar un crecimiento excesivo de bacterias intestinales en el intestino delgado (SIBO). El ácido estomacal bajo también lo deja vulnerable al crecimiento excesivo de otras bacterias comunes, incluida Helicobácter Pylori  que está asociada con la gastritis crónica y la úlcera péptica .

¿Qué causa la hipoclorhidria?

Las causas más significativas incluyen:

  • Gastritis atrófica. Las células que secretan los jugos estomacales se atrofian y dejan de funcionar. Es el resultado final de la inflamación crónica del estómago (gastritis) que puede ser causada por una infección bacteriana ( H. Pylori ), alcoholismo y enfermedades autoinmunes .
  • Infección por H. Pylori . A su vez, el ácido estomacal bajo también puede permitir que H. pylori prolifere.
  • Medicamentos reductores de ácido. El uso crónico de antiácidos puede causar niveles bajos de ácido estomacal.
¿Cuáles son los síntomas de la hipoclorhidria?
  • Dolor abdominal
  • Hinchazón
  • Diarrea o Estreñimiento
  • Comida no digerida en heces.
  • Reflujo
  • Acidez

La hipoclorhidria prolongada puede producir síntomas de deficiencias nutricionales, que incluyen:

  • Uñas quebradizas.
  • Perdida de cabello.
  • Palidez
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Entumecimiento u hormigueo en manos y pies
  • Pérdida de memoria.
  • Dolores de cabeza
Una buena dieta para contrarrestar la hipoclorhidria

La dieta por sí sola no restaurará el ácido estomacal, pero estas pautas pueden ayudar a mejorar la digestión mientras está en tratamiento médico:

  • Come las proteínas primero. La proteína al comienzo de la comida ayuda a estimular la producción de ácido.
  • Bebe los líquidos más tarde. No tomes bebidas hasta al menos 30 minutos después de haber terminado la comida. Proporciona al estómago más tiempo para producir ácido y metabolizar proteínas.
  • Consume alimentos ricos en probióticos, como yogur, miso y chucrut, para ayudar a estimular las bacterias intestinales buenas y controlar las bacterias dañinas.
  • Evita los alimentos excesivamente grasos y procesados, que son más difíciles de digerir.
  • Come porciones ms pequeñas y mastica bien para facilitar la descomposición de los alimentos.
  • Termina tu última comida dos o tres horas antes de acostarte. Dale tiempo a tu cuerpo para digerir antes de acostarte.
Remedios naturales para la hipoclorhidria
  • Bebe una infusión de Genciana o Diente de León antes de comer. Estimulan la secreción de ácido estomacal y de enzimas digestivas .
  • Toma suplementos:
  • El extracto de semilla de pomelo, ajo, y aceite de orégano son suplementos necesarios ante un sobrecrecimiento bacteriano.
  • Toma té de jengibre: El jengibre ayuda a la digestión y reduce la hinchazón. Es un tónico digestivo.

 

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el Sistema Digestivo te podemos apoyar mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.