Higado Graso

Higado Graso

La Enfermedad de hígado graso NO alcohólico es ya considerada una epidemia en este siglo XXI.

El hígado es el mayor órgano del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, a almacenar energía y eliminar toxinas. Es uno de los más importantes órganos del cuerpo y una gran víctima de nuestros hábitos poco saludables.

Enfermedad de Hígado Graso NO alcohólico

La enfermedad de Higado Graso también llamada Esteatosis Hepática No Alcohólica es causada por la acumulación excesiva de grasa en el hígado. Está considerada una epidemia silenciosa, ya que afecta a mucha gente y, además, es asintomática, por lo que la mayoría de las personas no son conscientes de que la padecen.

En una analítica de rutina, la elevación de transaminasas (marcadores de daño hepático) puede despertar la sospecha de Higado Graso por parte del médico. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta enfermedad no está diagnosticada.

Se estima que uno de cada tres adultos y uno de cada diez niños sufren esta afección.

Hígado Graso NO alcohólico Vs Hígado Graso alcohólico

Hay que diferenciar la enfermedad por hígado graso no alcohólico (Esteatosis Hepática No Alcohólica), que no está causada por el consumo de alcohol, de la enfermedad por hígado graso causada por el alcohol (Esteatosis Hepática Alcohólica), mucho menos frecuente que la primera.

Los pacientes que sufren hígado graso no alcohólico se sienten estigmatizados y no suelen decir a nadie que sufren la enfermedad, porque, tradicionalmente, la acumulación de grasa en el hígado y, sobre todo, la cirrosis, se han asociado al consumo excesivo de alcohol.

Factores de riesgo
  • Obesidad particularmente cuando la grasa se concentra en el abdomen
  • Diabetes tipo 2 y prediabetes
  • Edad
  • Elevados niveles de colesterol y triglicéridos
  • Síndrome metabólico
  • Tratamiento largo con corticoesteroides y otros fármacos
  • Exposición a determinados tóxicos

Provoca una inflamación en las células del hígado. Si la enfermedad avanza, puede causar fibrosis, cirrosis e incluso cáncer de hígado.

¿Cómo tratarlo?

No hay tratamiento farmacológico, pero las últimas investigaciones científicas determinan que el consumo de omega 3-DHA mejora los resultados.

Es necesario:

  • Adelgazar (reducir al menos entre un 3% y un 5% del peso corporal).
  • Dieta saludable
  • Actividad física
  • No consumir alcohol

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas en el sistema endocrino podemos apoyarte en hígado graso mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.

Hígado y manchas en la piel

La manchas en la piel pueden ser causa del hígado 

El hígado, aparte de otras muchas funciones vitales, asume también la función de excreción. El hígado actúa como un auténtico filtro que recoge y elimina numerosas toxinas presentes de forma natural en los desechos producidos por nuestro organismo, o de toxinas que ingerimos, como por ejemplo el alcohol.

El hígado también descompone las sustancias nocivas o tóxicas absorbidas desde el intestino o producidas en otras partes del cuerpo, excretándolas como subproductos inocuos a la bilis o la sangre.

  • Los subproductos excretados en la bilis pasan al intestino y son eliminados del organismo a las heces.
  • Los subproductos excretados en la sangre son filtrados por los riñones y posteriormente eliminados del organismo en la orina.

Cuando el hígado no funciona correctamente hablamos de una enfermedad hepática. Hay muchos tipos de enfermedades hepáticas pero las más frecuentes son:

  • Enfermedades causadas por virus, como la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C
  • Enfermedades causadas por drogas, venenos o toxinas o por ingerir demasiado alcohol y conducen a una cirrosis.
  • Hígado graso no alcohólico (Esteatosis hepática no alcohólica). Acumulación de grasa en el hígado generalmente inducida por malos hábitos de vida.
  • Cáncer de hígado
  • Enfermedades hereditarias, como hemocromatosis y la enfermedad de Wilson
Enfermedad hepática y manchas en la piel

La piel es un espejo de tu estado interior y generalmente refleja que hay algo de tu cuerpo que no funciona correctamente.

Si observas que aparecen manchas en la cara y no tienes claro su origen, es importante que lo valores, ya que pueden estar indicando un mal funcionamiento del hígado.

Tipo de manchas en la cara por mal funcionamiento del hígado
  • Angioma : Frecuente en cirrosis hepática. Su aspecto es de color rojo, y afecta a los vasos capilares que se encuentran en la capa más externa de la piel.
  • Hemocromatosis : debido a la acumulación de hierro en el hígado, la piel de la cara se vuelve más oscura. Esto suele ocurrir cuando nos hemos sometido a muchas transfusiones sanguíneas y muy especialmente en casos de alcoholismo.
  • Ictericia : la piel coge un color amarillento. Generalmente aparece cuando existe cirrosis hepática, hígado graso o hepatitis, y la razón se debe a que aumentan los niveles de bilirrubina en sangre.
Consejos para acabar con las manchas

El objetivo principal para mejorar las manchas, será mejorar nuestra salud, fundamentalmente en todo lo que está provocando un mal funcionamiento en el hígado.

  1. Alcohol: el alcohol es uno de los peores enemigos del hígado, por lo que si observamos que aparecen manchas como las comentadas, es mejor que lo reduzcamos, o si es posible eliminemos completamente su consumo.
  2. Alimentación: una alimentación equilibrada es esencial para mantener el hígado sano. Debemos reducir la ingesta de grasas saturadas presentes en embutidos, fritos y precocinados, optando por aumentar el consumo de verduras, frutas y alimentos ricos en minerales y fibra.
  3. Hidratación: es muy importante que estemos siempre bien hidratados. Hay que beber entre 1’5l y 2l de agua todos los días.
  4. Depuración hepática: Un par de veces al año (primavera y otoño), es importante realizar una depuración hepática. Te ayudaremos a seleccionar los mejores productos para sanar tu hígado, eliminar toxinas y mejorar las manchas de tu piel.

Te puede ayudar de forma natural tomar:

  • Cardo Mariano: Contiene Silimarina, sustancia con alto poder protector sobre el hígado.
  • Diente de León: Es un poderoso diurético que impulsa la eliminación de toxinas.
  • Alcachofera: Protege las células hepáticas y renales.
  • Genciana: Tónico digestivo que facilita la absorción de nutrientes.
  • Boldo: Acción protectora sobre las funciones del hígado y la vesícula biliar.

¡Pregunta!

Desde Olivet Farmacia Integrativa y como especialistas de la piel, podemos apoyarte mediante un control, consejo y abordaje integrativo farmacéutico.